Ante renuncia de Vargas Lleras, presidente Santos postulará como nuevo Vice al general Naranjo.

''Es una persona cuya lealtad está a toda prueba'', señala el presidente Juan Manuel Santos.
Vargas Lleras se retirará del cargo en marzo próximo para buscar la presidencia de Colombia en las elecciones de 2018 por el partido Cambio Radical, que hace parte de la coalición de los partidos oficialistas.
Se empiezan a mover las fichas, la meta, la presidencia del 2018.
Ayer el Fiscal general de la nación les dio un regalo a los del Centro Democrático, archivando proceso del hacker del posible candidato de este grupo, Zuluaga, y claro, él, muy hinchado de pecho salio a los medios a restregarle a los colombianos que su campaña en el 2014 fue transparente y que estaba listo para ser presidente en 2018.
Y no se les extrañe que en este camino resulten unidos Cambio Radical y el Centro Democrático en una sola fuerza, los unen muchas cosas en común por no decir que son la misma cagada.
Y los colombianos de bien??
Si los partidos o fuerzas que están en la otra orilla de los anteriores no se unen, como si lo saben hacer los mismos con las mismas, seguiremos empeorando, el abismo nos espera!
Colombia patria mía, te llevo en mi corazón, pero me patean los corruptos con razón, porque su pueblo les da el armazón para que sigan empotrados en el poder, votando por ellos sin querer, pues no se organizan como debe ser.
Aquí les regalo unos párrafos de un escrito de un amigo, FERNANDO DORADO :
"Sin embargo, los partidos de izquierda y los movimientos sociales –con contadas excepciones– parecieran no reaccionar. Solo muy pocos políticos, especialmente aquellos veteranos que nada tienen que perder, como el uruguayo “Pepe” Mujica, lo plantean abiertamente. Ese era el gran mérito de los fallecidos Fidel Castro y Hugo Chávez, que hoy tienen en el Papa Francisco una especie de sustituto y émulo en cuanto a denunciar ante el mundo algunos de estos problemas, pero con la gran diferencia que el prelado católico no trasciende más allá de la retórica cristiana.

Mientras los políticos fascistas no tienen ningún escrúpulo en estimular los nacionalismos étnicos y religiosos, los socialdemócratas y socialistas no han logrado superar el “síndrome de la derrota”. No se atreven a plantear un cuestionamiento radical al sistema capitalista porque tienen miedo de ser identificados como “estalinistas”, “estatistas”, “autoritarios” u otros calificativos que los propagandistas del gran capital usan para aislarlos y derrotarlos. Y como nuestros políticos de izquierda piensan básicamente en la siguiente elección, quedan paralizados frente a una realidad creciente que es aprovechada por la derecha extrema.

El problema de fondo es que no hemos construido la idea, el “orden imaginado”, la “fórmula de la esperanza” y la “narrativa apasionada” que respalde y soporte la alternativa viable al sistema dominante y destructor que nos arrasa. Hay esbozos iniciales, ideas diversas, prácticas sectoriales, propuestas en borrador, pero –en verdad– no tenemos la teoría y el programa acabado, consistente y coherente, que nos permita unificar a los demócratas, progresistas, humanistas, ambientalistas, socialistas y comunistas, que están dispersos en múltiples y variados movimientos, partidos y grupos, sin un “común hacer”.

El otro problema a resolver es la actitud frente a los cambios estructurales. Los ideólogos del capitalismo han logrado vender la idea de que “toda revolución conduce a la dictadura”. Mientras ellos imponen en todas partes la “Dictadura del Capital” con fachada democrática o con forma de gobiernos “comunistas” (capitalismo asiático), y además, imponen su orden acudiendo a los poderosos aparatos policiaco-militares y a su maquinaria de inteligencia y control masivo de la población, los políticos “progresistas” tienen miedo de ser tachados de “anti-democráticos” porque medianamente aprietan con normas y leyes a los grandes medios de comunicación o intentan detener los omnipotentes poderes de los conglomerados transnacionales capitalistas que hoy dominan todos los campos de la vida en el planeta.

Y además, hasta la idea de la necesidad del “partido” ha sido demolida por la propaganda contra-revolucionaria. Mientras el gran capital actúa con la más absoluta centralización, entre los “progresistas” y los “revolucionarios” se ha sembrado la idea de que la simple organización atenta contra la democracia. Hasta esos niveles ha penetrado la “ideología de la derrota”.

Es indudable que se requiere un sacudón, un remozamiento, un replanteamiento general, para poder responder a los retos del inmediato futuro. El “acontecimiento” que muchos esperaban ha tocado nuestras puertas. ¿Sabremos responder?"

Popayán, 9 de enero de 2017

E-mail: ferdorado@gmail.com / Twitter: @ferdorado





Comentarios

Entradas populares de este blog

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.