Luis Pérez, como uribista desimulado, hace política con el proceso de Paz, las mismas tácticas del "señor de las sombras".

Es visto como el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, con denuncias sin pruebas y desmentidas por los alcaldes de los municipios donde están asentados las zonas de reagrupamiento de las Farc camino a su desarme, ( presencia de menores de licor y prostitución) sólo busca es el show mediático atacando el proceso.
“El doctor Luis Pérez debe sincerarse y decir cuál es la paz que quiere y cuál es su proyecto político, porque está usando este proceso para hacer política. Es desafortunado que su movimiento que en todas las redes se llama Luisperista, vamos a Casa de Nariño, esté promoviendo actos bajo la bandera de la paz, pero no concertada, no diálogo, no con reconciliación… El gobernador debe revisar su política y ser transparente con el pueblo de Antioquia”, denunció en Caracol Radio, Olmedo López Martínez, vocero de la Alianza antioqueña por la paz.

 “Ante todo debe existir un respeto por el proceso. El señor gobernador desde sus inicios ha atacado el proceso, esa es la realidad lo que tenemos hoy en el departamento de Antioquia. Es un llamado al gobernador Luis Pérez para que actué con sensatez, actúe con la lógica Antioquia ha servido experimento, sirvió de experimento para la guerra, entonces que este sea el momento para que Antioquia sirva de experimento de un proceso de reconciliación y un proceso nuevo para el país”, aseveró el señor López .
Por último, instó al mandatario a hacer presencia en esa zonas del departamento, pero con recursos y no simplemente mediante la critica y el show nacional.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.