Quien le cree a Peñalosa? Este, prohibió contrataciones a "dedo"para evitar corrupción. Lo que quiere es acaparar todo para luego salir como algún presidente por ahí, me traicionaron!


“Eliminamos los convenios por asociación con Organizaciones Sin Ánimo de Lucro”.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, impartió la orden a los alcaldes locales para que no realicen las denominadas contrataciones ‘a dedo’ que carecen de pluralidad de oferentes, para evitar hechos de corrupción.
Peñalosa evidenció en una revisión sobre las contrataciones, que varios mandatarios locales al parecer no están dando pluralidad al momento de las convocatorias para adjudicaciones de proyectos.
Entre tanto, el Alcalde les exigió poner en práctica nuevas estrategias de divulgación de las licitaciones, a través de las plataformas de Colombia Compra Eficiente.
Eliminamos los convenios por asociación con Organizaciones Sin Ánimo de Lucro“, destacó Peñalosa.
Por último, el mandatario distrital manifestó que en el primer año de la administración anterior, se contrataron $102.000 millones mediante la figura de convenios de asociacion a través de fundaciones sin ánimo de lucro.
Unas perlitas del porque no se debe creer en Peñalosa. 
Se acuerdan de los bolardos? Quién pago por esto?
Los bolardos, fueron presentados como una maravillosa idea para lograr la defensa del espacio público, contra la mala costumbre de los conductores bogotanos de parquear automóviles, taxis y hasta busetas en los andenes de la ciudad. Pero que en la práctica significaron uno de los gastos del erario público, menos justificados de la historia, pero que al mismo tiempo beneficiaron a contratistas privados del cemento.16.600 bolardos colocados por toda la ciudad, entre abril a diciembre de 1998, le costaron la módica suma a la ciudad de $763.851.630 pesos de la época.“En cuanto a los posibles sobrecostos, el informe señala que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) adquirió un total de 1.560 bolardos entre abril y diciembre de 1998 a precios que oscilaron entre 29.640 y 41.000 pesos cada uno.Y en el mismo lapso, la Secretaría de Tránsito y Transporte (STT) compró 15.040 bolardos a 46.542 pesos, cada uno.Con respecto a las diferencias de precios, Carlos Alberto Torres director (e) del IDU, dijo que obedecen a que fueron contratos para efectos diferentes, dentro de una política general de recuperación de andenes.”
Y en que terminaron los bolardos?
Igualmente es importante recordar que muchos de estos bolardos han tenido que ser removido debido a que dificultan el uso del espacio público y no prestan ningún servicio al ciudadano. Esta realidad indica que además de los costos que se pagaron por la elaboración de los bolardos, los cuales claramente fueron sobre valorados, también la ciudad ha tenido que pagar para levantarlos, como lo muestra los mismos medios de comunicación:
“A partir de este jueves 18 de julio comienzan los trabajos para retirar de la Carrera Séptima todos los bolardos que la administración del exalcalde Enrique Peñalosa ubicó entre las calles 57 y 100 en las calzadas oriental y occidental
La decisión la tomó el IDU que el 28 de diciembre de 2012 adjudicó el contrato 059 al consorcio San Andrés, por un monto de $3.500 millones de pesos, para la recuperación del espacio público y la ciclorruta de la carrera 11”
Se acuerdan de las losas rotas de
 transmilenio?
 Quien pago por esto fue el bolsillo
 de los bogotanos.

Cuando los habitantes de Bogotá hablamos 
de Transmilenio, hablamos de 
incomodidad, inseguridad y más aun de la 
lentitud del servicio provocado, 
muchas veces, por baldosas rotas. Al igual 
que el sistema de 
transporte masivo, las baldosas fueron vendidas
 a los bogotanos 
en el año 2000 como la maravilla del mundo en 
concepto vial, donde 
los chinos y marcianos estaban envidiosos de 
nosotros los colombianos, 
ya que por fin lo barato salía ganando. 
El hoy alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa,
cambió el rumbo del metro y puso Transmilenio con
baldosas en la malla vial durante su primer mandato como
administrador de la capital en 1998. Una empresa que lo
apoyó económicamente en su campaña fue la cementera
mexicana Cemex, principal en la materia prima para las
baldosas que serían de base asfáltica, donde tendrían un
servicio en perfecto estado durante 20 años. En 2001, tres
años después de haber colocado las primeras baldosas, se
evidenció que estas se estaban deteriorando y tocaba cambiarlas.




Este esta acostumbrado a mentir y no responder
 por nada de sus malas decisiones en su gobierno pasado, si es así, como esperar que responda actualmente?

¡¡REVOCATORIA YA!!
                                      

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.