Pelea entre comadrejas : Santos vs Uribe.

 



Lo que más me gusta de esto es que se sacan los cueros al sol;  son igualitos para que!
El innombrable cree que con toda su alharaca va tapar lo que el gato no pudo.

La arremetida de Uribe se da solo una semana después de que tanto él como Santos acudieran a un encuentro con el Papa Francisco para intentar solucionar sus diferencias.
Cabe recordar que Odebrecht es protagonista de un escándalo por sobornos en contratación de obras en diferentes países, entre estos Colombia.
Cuestionado sobre el tema en Caracol Radio, el presidente se abstuvo de hablar de los encuentros de los hijos de Uribe con los directivos de la firma, pero dijo que el indicado para hablar del tema era el exmandatario.
“Que se reúnan los presidentes es normal, pero que se reúnan los hijos del presidente (Uribe) no es tan normal”, fue lo que dijo el presidente al aire.
Estos son los trinos de Álvaro Uribe sobre el tema:

Santos: usted ocultó reunión con Odebrecht, ocurrida cuando ya se sabia del escándalo. La de mis hijos fue antes, conocida y no de negocios

Santos, los hijos míos no fueron abusivos con los bienes del Estado ni viajaron al mundial de fútbol invitados por contratistas del Gbno

Santos, los hijos míos son gentes de trabajo a diferencia suya que es un redomado y habilidoso burócrata

Santos: su hijo y el contratista Daniel Coronell celebraron en Miami la adjudicación del Canal Uno que Ud le entregó como único proponente

Santos: siendo yo Presidente no puse a mis hijos a trabajar con el Gbno en New York, ONU Misión Colombia

Santos entregó SaludCoop y Caprecom a la politiquería para que se las robaran y cínicamente culpó a mi familia, totalmente ajena al tema

Santos, no utilice a mis hijos para ocultar el montaje del hacker o el contrato con su amigo Shlomo Ben Ami

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

GUSTAVO PETRO PRESIDENTE 2018!!

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.