Se le esta cayendo todo al exprocurador Alejandro Ordoñez, el mal no dura cien años.


El quema libros, destituido por el Concejo de Estado por corrupción de la Procuraduría General de la República, después de 4 años de leguleyadas de este sacrílego monseñor para dilatar, dilatar y dilatar el proceso; primera persona reelegida en dicho cargo bajo la modalidad de "yo te elijo y tu me eliges".

Él mismo que solicito a la Corte Constitucional para que decretara inconstitucional la Ley Antidiscriminación, que busca proteger los derechos de poblaciones afrodescendientesindígenasLGBTI y personas con discapacidad, bajo el argumento que esta ley "no precisa cuáles son los hechos puntuales que deben ser clasificados como discriminatorios".

El mismo que se  opuso a la adopción homosexual y al matrimonio del mismo sexo, el mismo que le pidió a la Corte Constitucional  anular la sentencia C-577 de 2011, donde se avalaban las uniones homosexuales.

El mismo que se  manifestó en contra de la despenalización de la dosis mínima de alucinógenos, ya que considera que al legalizar la dosis mínima "se estaría dando un paso adelante en la legalización de las drogas en Colombia".

El mismo que se ha mostrado en contra de la eutanasia En 2015 Odoñez actuando en su capacidad de Procurador demandó ante el Consejo de Estado la resolución que reglamentó la eutanasia en Colombia pidiendo su nulidad.

El mismo que se declara  aficionado de la tauromaquia o corridas de toros, manifestando que esta es un “acto civilizador, es la confrontación entre la razón y la fuerza, en la cual sale triunfadora la razón”.

El mismo que pidió por medio de un concepto de carácter no vinculante, enviado a la Corte Constitucional de Colombia, que los colegios del país puedan restringir expresiones excesivas de afecto como abrazos, besos y caricias o, en su defecto, que se les exija a los estudiantes, por medio del Manual de Convivencia o reglamento interno de cada colegio.

El mismo que en unión con Uribe, Pastrana, Martha Lucía y 
otros, le ponen talanqueras a la rueda de la Paz.

Este sujeto, aprovechando su cargo de Procurador destituyo a Piedad Córdoba y Gustavo Petro obedeciendo a una sistemática persecución política, religiosa, racista y machista, sin dejar duda alguna del proceder deliberadamente mal intencionado, sacando del camino a los contradictores y absoluciones para los aliados religiosos y políticos, ese fue el procurador que tuvimos por casi 8 años.

Pero como no hay mal que dure cien años, se destituyo a este personaje funesto por corrupción, el caso Petro, La Corte Interamericana de Derechos Humanos admitió el caso presentado por el exalcalde Gustavo Petro para buscar la restitución de sus derechos políticos, luego de haber sido destituido e inhabilitado por 15 años por parte del procurador Alejandro Ordóñez.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, admitió el caso deGustavo Petro en cuanto a la sanción que le impuso la Procuraduría que lo destituyó e inhabilitó, además se mantienen vigentes las medidas cautelares y se estaría preparando un fallo que obliga al Estado a restituir los derechos políticos del ex alcalde de Bogotá quien piensa aspirar a la Presidencia.

 Este anuncio de admisibilidad abre un proceso en esta corte, que fallaría en el primer semestre.

 A Piedad Córdoba, El Consejo de Estado, devolvió sus derechos políticos y  diciendo, no obstante, esa decisión es nula debido a que la prueba reina utilizada por el Ministerio Público —los computadores de Raúl Reyes— pudo ser alterada, como ya lo había dicho la Corte Suprema de Justicia, y por ende no tiene ninguna validez en el ordenamiento jurídico colombiano. No es una falla menor: la Sala Plena del órgano de cierre en lo administrativo le está diciendo a la Procuraduría que cometió un error gravísimo al ejercer sus funciones. Lo más preocupante es que los daños a Córdoba en su imagen y en el ejercicio de sus derechos políticos tardaron seis años en ser reparados.

También está pendiente la pregunta —que definió el polémico proceso contra el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro— de si, bajo el régimen del derecho interamericano, la existencia de una institución como la Procuraduría viola los compromisos del país, dado que un funcionario elegido democráticamente no puede ser removido de su cargo sin una sanción penal de por medio.

Y ahora, lo último la Sala Plena de la Corte Constitucional rechazó este jueves una petición de nulidad que había interpuesto el exprocurador, Alejandro Ordóñez, en contra de la sentencia que avaló el matrimonio igualitario en Colombia.
Con esta determinación queda en firme la decisión tomada por la Corte en abril de 2016,que configuró igualdad de derechos para las uniones homosexuales y que determinó que las mismas no violan la Constitución y que por ende, los jueces pueden celebrarlas.
Para la Corte, las parejas del mismo sexo tienen derecho a formar una familia, sin discriminación, en libertad y con dignidad, por lo cual las uniones celebradas por notarios y jueces son legítimas.
En esa oportunidad, la Corte señaló que toda persona es libre y autónoma, para formar una familia de forma natural, en una unión marital de hecho, en unión solemne y en matrimonio civil, acorde con su orientación sexual recibiendo igual trato de la constitución y la ley.
La Corte estableció que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo debe tratarse en condiciones similares a como se adelanta una unión entre parejas heterosexuales.


Comentarios

  1. Cuando Alejandro Ordoñez, va a devolver el dinero que se ROBO, ese tipo, es un delincuente mimetizado como POLITICO, seguramente dirigió escuadrón de la muerte, en los años 1978 a 2012.

    ResponderEliminar
  2. es que es uribista y todos los uribistas tienen rabo de paja, por que la mayoría de ese grupo le tienen miedo al mesías, que los manda pelar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.