Con sofismas, grupo de cristianos evangélicos en asocio con el Centro Democrático impulsan revocatorio a Santos y acuerdos de Paz.

Muy de acuerdo con la libertad de culto como derecho fundamental, conquista por la Asamblea Constituyente de 1990.
Gracias a esta realidad el cristianismo evangélico, en todas sus ordenes, hoy son una de las minorías que más han crecido, cifras oficiales dicen que alrededor de 10 millones de colombianos se consideran cristianos evangélicos.
Hasta aquí, todo bien!

Con lo que no estoy de acuerdo es que gracias a iglesias como, Misión Carismática Internacional de Cesar Castellanos, pastor incondicional de Alvaro Uribe, Manantial de Vida del pastor Eduardo Cañaz, Avivamiento de Ricardo Rodriguez, Su Precensia del pastor Andrés Corzon, Casa Sobre la Roca del experiodista Darío Silva y Bethestda de Jorge Enrique Gómez, entre otras cientos de iglesias de diversas denominaciones se encargaron de regar mensajes desde sus púlpitos y por las redes sociales, que muy poco de la verdad, muy contrario a la palabra de Jesús, prestándose para confundir a sus fieles mansos de corazón, utilizando la fé para lo que no deben, tratando de dañar la pacificación del país.

Mensajes como: La ideología de género que supuestamente estaba incluida en el acuerdo con el fin de cambiar los valores de la familia tradicional terminó calando”, o como estos otros: “el triunfo en Colombia del castro chavismo”, “la zozobra de volvernos igual a Venezuela”, “las amplias garantías ofrecidas a los miembros de las FARC”, “las desvergonzadas manifestaciones de cinismo de algunos jefes de la guerrilla desde La Habana”, “el número de curules que en forma directa le concedería el Gobierno colombiano a los jefes de las FARC”, “la cascada de impuestos que soportarán los colombianos para alimentar los acuerdos de paz en etapa de pos conflicto”.

Si, son colombianos y tienen derecho a participar en democracia, pero lo menos que le podemos pedir es que sea con ética, responsabilidad y sobre todo con LA VERDAD.

Ahora, un grupo de pastores evangélicos están promoviendo, junto con sectores del Centro Democrático, un referendo para revocar a Santos y los acuerdos de Paz con las Farc,  tratando de aprovechar la indignación del país con el presidente JUAN MANUEL SANTOS y el CONGRESO DE LA REPÚBLICA, por la presentación y posterior aprobación de la REFORMA TRIBUTARIA, ofreciendo también revocar dicha reforma junto con el congreso quien la aprobó.

Se conoció un audio en el que un hombre, que se identifica como Jaime Arturo Fonseca y dice ser "evangelista y profeta", le habla al pastor Jorge Trujillo a quien le dice que, basados en la ley 134 de 1994, se puede solicitar un referendo en el que, en tan solo 20 días, se busque revocar el mandato presidencial de Juan Manuel Santos y la leyes para la implementación de los acuerdos de paz con las Farc.
La persona menciona que consultó, al respecto, con un prestigioso abogado y un congresista del Centro Democrático.

"Hablé, entre esos, con la doctora María Fernanda Cabal, quien está haciendo la gestión pertinente para verificar todo esto. Hablé con el doctor Fernando Vargas, que es un gran constitucionalista, un hombre de mucho conocimiento del Derecho, él me dice que podemos saltarnos el congreso perfectamente", dice un aparte de la comunicación.

Oportunistas!! Y saben bien, que revocar al presidente no  es posible constitucionalmente!!

El mismo abogado que consultaron los oportunistas, el abogado Vargas comento : 
“Sí me han consultado, pero no estoy coordinando ni estoy dentro del equipo organizador de esa propuesta. Por el contrario, le veo imposibilidades jurídicas para sacar adelante eso”, dijo.
Quieren seguir engañando, y el pueblo debe estar pilas, nos quieren regresar a la guerra, pero no con sus hijos, con los del pueblo, que pueden ser, de los mismos fieles de estas iglesias.







Comentarios

Entradas populares de este blog

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

GUSTAVO PETRO PRESIDENTE 2018!!

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.