Sustitución de 50 mil hectáreas de coca por acuerdos Farc y Gobierno colombiano.





El Gobierno y las Farc presentaron ayer el programa de sustitución de cultivos de uso ilícito en con el que esperan sustituir 50.000 hectáreas de hoja de coca con 1 billón de pesos en un año.
Sin que se haya arrancado la primera mata de coca en Briceño, Antioquia, donde el Gobierno Nacional y las Farc adelantan el esfuerzo conjunto de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, ambos anunciaron ayer la réplica de esa experiencia en el resto del país.
Según reveló el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo, la intervención se realizará en 40 municipios que concentran el 50 % de los cultivos de coca de Colombia, aunque su oficina no precisó cuáles serán. Lo cierto es que desde ya iniciaron acuerdos en algunas veredas en Vichada y Meta.
En total, cada familia que decida erradicar las matas de coca que tengan en su predio y dedicarlo a otra actividad económica, en acompañamiento de los técnicos que dispondrá el Gobierno, tendrá un beneficio económico de hasta 36 millones de pesos.
“El cumplimiento de esta meta demandará recursos superiores a 1 billón de pesos este año, en la medida en que se logren los acuerdos”, aseguró Eduardo Díaz, director de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos.
Según las cuentas de Pardo, el costo de erradicar por la vía forzada una hectárea es al rededor de 20 millones de pesos, “por lo tanto el costo de sustituir puede tener mucho más costo efectivo y ser mucho más duradero que el de erradicar”.
El alto consejero detalló que con la fumigación aérea se logra intervenir en una sola cosecha y las matas de coca dan cuatro y, en algunas regiones, hasta cinco cosechas de hojas, por lo tanto para que una hectárea deje de producir hoja de coca hay que fumigarla cuatro y cinco veces, lo que hace mucho más costoso ese proceso.
En cambio, si la familia dueña de los predios coopera y erradica definitivamente el cultivo se “asegura la transformación del territorio y una nueva vida para las personas que hoy se han visto abocadas al cultivo de coca”, dijo Pardo.
El dinero que será invertido en este programa es de recursos del Gobierno Nacional y todavía no hay estimada la inversión de dinero de cooperación internacional.
Y si las familias no quieren...
Pardo aseveró que el Gobierno no ha renunciado a la sustitución forzosa, y que quien no acepte sustituir los cultivos de forma voluntaria se le erradicarán de todas formas.
Sin embargo, alias Pastor Alape, representante de las Farc en este programa, aseguró que “este es un escenario incluyente para poder que el plan sea exitoso, estamos seguros que la organización de cocaleros se va a integrar activamente en este proceso”.
Ayer, precisamente, se reunieron en Popayán miles de campesinos en el lanzamiento de la Coordinadora de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana, organización social con la que pretenden sentar claramente su posición sobre el punto 4 de los acuerdos de La
Habana: Solución al problema de las drogas ilícitas
La creación de esta Coordinadora no cayó bien en el Gobierno, ya que Díaz ha declarado que si los cultivos van a ser sustituidos no hay razón para que los campesinos que defienden la coca se agrupen.
Y es que el mensaje de cada una de las partes es diferente: el Gobierno sostiene que es suficiente reemplazar un cultivo por otro y entregar una paga temporal al campesino y supone que todos los demás problemas los solucionará la Reforma Rural Integral; pero los campesinos, en cambio, reclaman cambios más drásticos para ejecutar la sustitución.
“Nosotros vivimos en lugares muy apartados, a 8 o 10 horas a lomo de mula desde las veredas hasta Briceño, y la verdad ¿cualquier persona qué preferiría cargar, 10 kilos de hoja de coca o 1 tonelada de maracuyá?”, le dijo a EL COLOMBIANO un representante de la Asociación de Campesinos de Briceño (Asocabri), que pidió el anonimato.
Ellos insisten en que primero hay que solucionar las causas que los llevaron a sumergirse en ese negocio antes de “prometer una productividad que no sabemos siquiera si existe”.
Por eso en Briceño todavía están en trámites administrativos, en creación de mesas y en elección de representantes, mientras en los cocales crecen las hojas.
BENEFICIOS PARA LOS CAMPESINOS
· $1’000.000 mensual de remuneración durante un año.
· $1’ 800.000 por una sola vez para la implementación de proyectos de autosostenimiento y seguridad alimentaria.
· $9’000.000 por una sola vez para adecuación y ejecución de proyectos de ciclo corto e ingreso rápido.
· Hasta $10’000.0000 en proyectos productivos y sufragar mano de obra después del segundo año.
· $3’200.000 en asistencia técnica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.