Antislamico admirador de Trump asesinó a seis personas en Canadá, en la mezquita Islamic Cultural Centre, en Quebec


El autor del atentado a la mezquita Islamic Cultural Centre, en Quebec, Canadá y que dejó el saldo de seis personas muertas y otras ocho heridas, era un admirador de los ultraderechistas. Alexandre Bissonnette es un franco-canadiense de 27 años, natural de Quebec, estudiante de Antropología y Ciencias Políticas en la Universidad de Laval.
Las autoridades dicen que su perfil responde al del típico muchacho marginado y xenófobo que admira a líderes ultraconservadores y nacionalistas como el hoy presidente de EEUU, Donald Trump, y la lideresa del Frente Nacional de Francia, Marie Le Pen.
Esto lo confirmó Éric Debroise, un conocido de Bissonnette, quien declaró al diario Le Journal de Québec que el autor del ataque a la mezquita simpatiza con ideas radicales de derecha, ultranacionalistas y de la supremacía blanca. “Le gustaba mucho Trump y estaba permanentemente descontento con la izquierda”, añadió Debroise.
La información en su cuenta de Facebook también apunta a esa afinidad por las ideas y propuestas de Le Pen y Trump. Dentro de la línea en común que se aprecia con estos dos líderes radicales están las políticas antiinmigración que propugnan.
Además, Bissonnette declaraba en redes sociales su aprobación al Ejército israelí, al senador estadounidense John McCain y también su respaldo al independentista Parti Quebecois, partido político que aboga por la soberanía nacional de Quebec respecto de Canadá.
El tímido universitario que interactuaba con poca gente y parecía tener más interés por el club de ajedrez que por los estudios o la política, empezó a exponer sus ideas con mucha mayor fuerza desde marzo del 2016, cuando Marine Le Pen visitó su ciudad, según el medio The Globe and Mail.
Su amigo de infancia Vincent Boissoneault, quien mantenía contacto con el atacante por Facebook le dijo al citado medio: “No diría que era un racista total, pero le seducía el movimiento nacionalista y racista, aunque no se me ocurrió nunca que pudiera ser violento”. Agregó que tres semana antes del ataque a la mezquita, Bissonnette cortó el contacto con las pocas amistades que tenía y no contestaba las mensajes que le dejaban en redes sociales.
En su editorial de este lunes, el diario Le Soleil sostenía que el veto, aprobado el viernes por Trump, a la llegada a EE UU de nacionales de siete países de mayoría musulmana podría haber alentado a Bissonnette a actuar.
En donde estudiaba, la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Laval los alumnos se resisten a hablar de él. “Este tipo de gente busca fama y puede alentar a otros. Lo que deberíamos hacer es hablar de las víctimas, que son gente real, y no solo de las ideas que lo motivaron”, dice Sarah Young, estudiante de 25 años de Ciencias Sociales.
No le ha sorprendido el tiroteo. Lo enmarca en la creciente islamofobia en Occidente que ha propiciado más ataques de personas que actúan en solitario. “Nos asusta pensar que son así. Pensamos que es fácil demonizarlos, creer que no son el producto de nuestra sociedad cuando en realidad lo son”, añade.
Aumentan incidentes
Autoridades canadienses advirtieron sobre un aumento de los incidentes de odio tras el tiroteo en una mezquita de la ciudad de Quebec que dejó seis muertos y varios heridos.
El jefe de la policía de la provincia de Montreal, Philippe Pichet, dijo que la unidad dedicada a esos crímenes recibió 14 llamadas desde el domingo en la noche, cuando se produjo el ataque de Alexandre Bissonnette.
Tal cifra es muy alta si se tiene en cuenta que, de mayo a diciembre del pasado año, el departamento solo recibió 55 denuncias relacionadas con incidentes de odio. Pichet instó al público a denunciar los crímenes específicos que hayan presenciado, ya sea en persona o en las redes sociales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.