La crisis de la Guajira se debe al robo descarado de los recursos por parte de los politiqueros que han gobernado allí. Como los del Cambio Radical, partido de Germán Vargas Lleras, que ahora se quiere hacer el loco con su candidatura para la presidencia por firmas.

El Gobierno Nacional transfiere a La Guajira cerca de $785.000 millones en regalías anuales, las cuales se dividen en $513.000 millones para educación, $56.000 millones para agua y $ 216.000 millones en salud.

La Contraloría ha encontrado que en los últimos 30 años el departamento de la Guajira, ha recibido unos tres mil millones de dólares en regalías.
¿¿En donde está todo ese dineral??

De lejos, La Guajira es el departamento en donde más se pierden dineros de regalías. En el segundo semestre de 2015 hubo un presunto detrimento patrimonial de 19.868 millones de pesos. En ese lapso, fue seguido por Cesar, con pérdidas de 4417 millones, y por Bolívar, con 2053 millones de pesos.

En la Guajira, la inversión eficaz de los recursos públicos, como en toda Colombia, es un fiasco, o mejor un atraco, se roban los recursos! Para superar dificultades en salud, educación y vivienda para los elegidos por las castas mafiosas del departamento es lo que menos les importa; sus líderes electos no han mediado por las necesidades de la población. Al contrario, se ha visto cómo los recursos públicos que debían ser invertidos en mejoras para su calidad de vida, han sido despilfarrados y han terminado en otros intereses, lo que hace que la crisis del departamento se ahonde, en lugar de mejorar.
Y aquí, en los últimos años ha tenido mucho que ver el partido del coscorronero corrupto mayor del vicepresidente Germán Vargas Lleras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quien se robo, en los últimos años a la Guajira, fue Cambio Radical, el partido del vice presidente Germán Vargas Lleras. Es imposible que los colombianos no le cobremos a este partido en las próximas elecciones.

Por Vargas Lleras ni un voto, ni por el "chiras" debe llegar este prepotente a la presidencia en el 2018.

Andres Felipe Arias no es ningún perseguido político, es un delincuente de cuello blanco.